MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA DE LA PRECIOSISIMA SANGRE AL HERMANO THOMAS SMITH

IGLESIA SAN JUDAS TADEO   MARACAY, ESTADO ARAGUA

8 DE JULIO, 2011

Mis hijos,  que día tan feliz.    Veo en sus ojos el amor a Dios su salvador.  Veo su deseo de rezar y servir solo al verdadero Dios.   Veo el amor que le tienen a la misa y el amor que me tienen a mí.

Quiero que se animen unos a otros a rezar.  Aquí,  hay muchos problemas, pero con el amor y la gracias de Dios padre, nada es imposible,  todo es posible.

Les prometo que si rezan la oración del Ofrecimiento de Vida,  5 veces al día,  verán  milagros en sus hogares.

También,  les he  prometido que la Armada es un barco que lleva una profecía para Venezuela.

Padre Thomas  ha recorrido muchos estados en Venezuela y todavía le faltan seis. El próximo año visitara  otros lugares y otros países, pero Venezuela siempre será la base de donde saldrán las gracias de Dios, para convertir no solo a Latinoamérica  sino al resto del mundo.

Los  quiero a cada uno, los conozco a cada uno, los conozco de antes,  como lo dice el salmo 139.

Los veo a todos, los conozco por su nombre, antes de que fueran creados, antes de los tiempos.

Hoy, se darán muchos milagros y sanaciones para dar testimonio de mi misión, con el Rosario de la Armada y la Oración de la Absorción.

Es mi deseo que todos los sacerdotes Venezolanos reciban la Oración de la Absorción y después  se irá avanzando poco a poco,  hasta que se   termine con   los seguidores de Satanás.

Confiésense,  el  fruto de la sanación  es el arrepentimiento.  Si vienen aquí buscando la sanación es posible que se sanen,  pero si  quieren llenarse del Espíritu Santo y de la vida que vendrá, reciban el sacramento de la confesión.

Sucederán  acontecimientos en la naturaleza  y habrá una guerra.   Recen para que no haya  guerra y para que se reduzca el poder de Satanás en las naciones. Esto será determinado por el poder de Dios Padre.

El Rosario de la Armada ira a Colombia, Brasil, Argentina, Nigeria, Portugal y de allí directamente a Roma.

Hoy están conmigo: Santa Teresita del Niño Jesús, Santa Bernardita, y el Padre Pio, que siempre viene.  Ellos estarán rezando por ustedes, como también lo hare yo.

Yo los tocare como al igual que el Padre Thomas.

Recuerden  pedir la gracia de ser servidores y de amar y ser amados.

Muchas personas hablan de sus  problemas pero no se los entregan directamente al Corazón  de Jesús;  El es el único que los puede resolver.

He bendecido esta Iglesia;  los rosarios, las rosas, los pañitos de sanación y lo que tengan con ustedes,  todo lo estoy bendiciendo en este momento.

Recuerden,   el mundo solo puede ser salvado por Dios.

Gracias por escuchar mi llamado.